Mi vida es preciosa hasta que llega mi abuela

En serio, ya dirán que a cómo chingo con mi abuela, pero sinceramente creo que si algo me chinga y me arruina la preciosura de mi vida, es ella. Ya, ya sé, dirán “pues al menos tú tienes abuela, yo no tengo y quisiera una, y si la tuviera, la quisiera mucho”, si, ya me lo han dicho cientos de veces, y siempre respondo lo mismo: “ Esque tú no conoces a mi abuela, yo no tengo una abuela normal”. Y ya sé, volverán a chingar con: “Esque está viejita”

¿Viejita? Les aseguro que el ser vieja es el causante del 50% de las desgracias que causa, el otro 50% es debido a todos sus problemas emocionales, personalidad enferma y a su alma llena de caquita >.<

Sé que pasó una infancia y una vida difícil, pero realmente es desgastante ver como mi madre y mi tía se rompen el alma con ella, derramando lágrimas de sangre para que al final ella solo las rechace, haga lo que quiera con ellas, se haga la víctima, diga pestes de todos a los demás y se burle en nuestras caras.

La última que me hizo, fue aventarme orina a la puerta de mi cuarto, el olor era bastante fétido y era imposible que otra persona en la casa lo hubiese realizado, además que los perros o el gato no podrían alcanzar a orinar a una altura de aproximadamente 1.50 m. Y, aún así, ELLA se hizo la ofendida, se indignó con migo por reclamarle y negó absolutamente TODO…

Siento que esa acción simplemente se pasó de la raya, no tanto por literalmente aventarme deshechos humanos (ya sólo le falta aventarme mierda –.-), sino… ¿Por qué? ¿Realmente tanto me odia? En esos días me fue dificil creer que mi propia abuela atentara de esa forma tan vil y grosera con migo para después hecharme literalmente a mi la culpa :/

Ese mismo tipo de acciones realizaba ella a los 8 años, cuando mi bisabuela (su mamá), se casó por segunda vez, mi abuela le hacía la vida imposible al señor; le rompía las camisas con unas tijeras, tiraba sus cosas, escondía sus pertenencias… un largo etc. Ahora, ella hace eso con migo, mi mamá y mi tía.

Sé que sus problemas emocionales son grandes, pero el detalle esque ella no quiere ayuda (de hecho, cada vez que recuerda lo que estoy estudiando, se la pasa diciendo que es una basura y que es estúpido hacer eso, luego se burla en mi cara).

Simplemente a estas alturas, sus maldades son cada vez más aniñadas y más fastidiosas, hoy estuve media hora al teléfono con mi tía, quien lloraba desconsolada por que le dolía mucho sentir que mi abuela nunca las quiso, quejándose y preguntando por qué las tuvo sino las quería. También mencionó entre sollozos: “ Esto es como una guerra, es una competencia, ella está viendo a quién de las dos (refiriendose a mi mamá y a ella), mata primero, y cuando una de las dos se muera, ella dirá inocentemente que nunca hizo nada para provocarlo… Esto es un infierno”

Mi linda abuelita tiene 88 años y tiene una fortaleza física envidiable para su edad, pero con un corazón corrompido por el odio, yo sé qué me odia, lo ha dicho y expresado, ella dice que me odia, por que yo la odio a ella. Pero la realidad, es que a pesar de todo, yo no la odio, ME MOLESTA su actitud y conducta, pero nunca por la cabeza se me ha pasado el odiarle, jamás, ni siquiera he buscado maneras de “venganza”, no siento rencor, siento tristeza e impotencia por ella.

Ya van varias veces que les digo en intentar hacer el esfuerzo y mandarla a un asilo, buscar uno en el cual le den atenciones necesarias, que conviva con otros ancianos (y que hable pestes de nosotros agusto), ella no será feliz por supuesto, pero nunca lo ha sido a pesar de todos los intentos de mi familia (al menos la nuclear, por que los familiares más lejanos creen que nosotros somos unos malvados que la maltratamos mucho). No sé si vayan a optar por eso, pero parece la única manera viable para que mi mamá y mi tía (hay otros dos hermanos, pero una vive en otra ciudad y el otro le vale un carajo) de mantener su cordura y su salud en buen estado.

No tomo como salida que fallesca, pues esta señora está tan fuerte, que a veces pienso que morirán primero sus hijas que ella, pero algo si les aseguro, si un día ella queda bajo mi sustento (que lo haré gustosa), será definitivamente en un buen asilo de ansianos con todas las comodidades posibles que serán pagadas por mi propia mano, pero ella en mi casa NO.

Yo nunca tuve una abuelita a mi lado, sólo he tenido a una ancianita que me detesta desde que la casa pasó a estar a mi nombre (si, todo ese coraje hacia mi es por que esta casa, la cual construyó mi madre, está heredada hacia mi, no hacia mi abuela).

Siempre quise una abuelita a la cual querer, pero lamentablemente eso no me tocó –.- Whatever… Su angustia la ha creado ella sola, pues como dicen: Uno recoje lo que siembra.